General

El periodista Pedro Trujillo insulta por Twitter y luego borra tweets

Un periodista y catedrático universitario, el español naturalizado guatemalteco Pedro Trujillo, perdió los estribos el día 29 de noviembre y profirió insultos homofóbicos y con palabras soeces a algunas personas que le cuestionaron por Twitter. Luego al parecer se dio cuenta de lo que había hecho y borró los tweets e hizo privada su cuenta de Twitter. Pedro Trujillo además es presidente de la Cámara de Periodismo de Guatemala. El incidente provocó que los términos “Pedro Trujillo” fueran Trending Topic en Twitter.

leer más »

General

Mundo Anuncio ahora es Olx

Hoy me encontré con que ahora el portal ya no es más mundoanuncio.com.gt sino olx.com.gt. Comprobé los sitios para varios países y se ha efectuado el cambio para Bolivia, Guatemala, Honduras, Ecuador, México, El Salvador y Costa Rica. Todos ellos funcionan ahora con dominios olx. Para Argentina, todavía funciona el sitio MundoAnuncio, pero supongo que pronto cambiará. Llevaba varios años publicando clasificados en Mundo Anuncio en Guatemala, con buenos resultados.

Lo que sucede es que hace tiempo Olx compró MundoAnuncio y dicha compra fue efectuada en el 2006; en ese entonces se dijo que la compra rondaría el millón de dólares. Lo malo es que en el camino parecen haber sido borrados los usuarios de mundoanuncio y para publicar de nuevo mis anuncios tuve que crear un usuario nuevo.

Mundo Anuncio siempre me ha sido útil para vender cosas nuevas y usadas. Esperamos que ahora con el dominio de olx sea lo mismo.

Literatura

Leyendo a un bestseller

Una guapa y gentil amiga me prestó un libro de Stephen King, Las cuatro después de medianoche. Leerlo significaba superar un par de obstáculos. Mi gran afición siempre ha sido el cuento, y este libro en particular no era una sólo una novela, sino dos. Luego, a los bestsellers, y en particular los gringos, no suelo darles ninguna oportunidad. Sin embargo pensé que al leer a don Stephen King a lo mejor y aprendía alguna cosa. Y así fue.

King hace un par de introducciones interesantes al inicio de cada novela. Para la introducción de la primera novela, El policía de la biblioteca, habla de la experiencia con la crítica a sus obras y hace una breve reseña por sus principales libros durante 16 años de carrera a la fecha de su publicación, en 1990. King cuenta, como sucede muchas veces con los que tenemos la afición de escribir, cómo una crítica puede hacernos creer que lo que publicamos es lo peor. Se da cuenta cómo ha pasado el tiempo cuando por la tele mira un juego de béisbol, en el que un jugador lleva jugando para los Cerveceros de Milwaukee el mismo tiempo que King llevaba escribiendo como profesional.

Para la segunda novela, El perro de la Polaroid, hace mención de que algunos, a veces con un poco de mala leche, le preguntan que cuándo escribirá algo serio. King asegura que siempre escribe con seriedad. “Debo hacer lo que puedo hacer”, dice. Luego, sin mayor fortuna, trae a Kafka, Borges y Orwell, entre otros, como ejemplo de quienes escriben sobre cosas que no existieron, sobre fantasías y pesadillas. Pero King tiene bien claro lo que hace y por qué lo hace: amor, dinero y obsesión.

En El policía de la biblioteca, la historia trata de un tipo que para dar un discurso acude a la biblioteca del pueblo, para prestar un par de libros e inspirarse. Es una novela larga para un tipo como yo, acostumbrado a los cuentos. Creo que da muchas vueltas y tarda en concretar. Como cualquier bestseller gringo, parece una película de terror de Hollywood, con explosiones, luces multicolores, déjà vus, y por supuesto, romance.

El perro de la Polaroid me gustó más. Una vez, hace años, encontré tirados en la calle pedazos de unas fotografías. Los recogí y armé parte de una y se me ocurrió escribir un cuento. Sólo se me ocurrió, porque nunca lo escribí. De esto me recordé al leer esta novela, y ayudado también por su brevedad, la leí más rápido. El inicio y el planteamiento me gustaron, el desarrollo y la concreción, no tanto. Al final también hay luces multicolores y efectos especiales hollywoodenses. Sin embargo, la estructura de la novela y por ahí algunos trucos literarios me parecieron interesantes.

Cine

De rumba con Rosario

Gracias a la proliferación de copias no autorizadas, ayer vi la película colombiana Rosario Tijeras. Llego tarde a verla, porque fue filmada en 2005, pero aún así es novedad para mí. La mejor parte de la película se da cuando matan al hermano de Rosario, un sicario igual que ella. John F., el hermano, es la única persona a la que Rosario quiere de verdad. Dolida por la muerte, Rosario saca el cuerpo de su hermano de su casa antes de que lo preparen para el funeral y con un grupo de amigos salen a rumbear. “No esta bien irse sin hacer lo que a uno le gusta, aunque sea por última vez”, dice Rosario. Mientras en casa rezan un rosario por el alma del difunto, Rosario y sus amigos salen con el cuerpo, en un auto Buick antigüo descapotable, con una gran grabadora sonando, y con el John F. usando lentes oscuros. A buscar un buen lugar para rumbear.

Cine

La espera [cortometraje]

La espera es un cortometraje del director mexicano Luis Peagui, basado en un texto de un servidor, José Joaquín López. Fue filmado en 2012. El texto original fue publicado en Anecdotario.net en el 2009 y puede leerse en este enlace.

Citas

Las críticas duelen más

Hay un principio general de la Psicología según el cual el Mal es psicológicamente más poderoso que el Bien. Prestamos más atención, y nos afectan más los acontecimientos malos que los buenos, incluso cuando los buenos son intensos. Las críticas duelen más de lo que ayudan los elogios. La gente detesta perder más aún de lo que disfruta ganar. Resulta fácil imaginarse en un estado mucho peor al actual que en otro mucho mejor. Además, los moralistas y activistas políticos tienen incentivos para decir que las cosas son terribles y están empeorando; de otra forma, ¿quién los escucharía?

Steven Pinker, entrevista en El Cultural

Deportes

El fanatismo futbolero como religión

Antes de comenzar, he de decir que me gusta el fútbol, que solía jugar en la cuadra del barrio y que le voy a un par de equipos a quienes sigo por la tele o incluso, cuando hay oportunidad, voy a ver al estadio.

Internet ha permitido que los fanáticos se conozcan entre sí y compartan sus gustos futboleros. También que compartan sus manías y delirios. “Yo apoyo en las buenas y las malas”, dicen, con superioridad moral, como si escribir dos o tres frases en tuiter o facebook cuando su equipo pierde los hiciera mejores personas que los que no lo hacen.

Se forman dos bandos, los buenos, que son del equipo al que sigo, y los malos, que son del archirrival. En ocasiones los dirigentes y directores técnicos más hábiles utilizan esta idea para llevar agua a su molino, con la vieja estrategia de que si no estás conmigo, estás en contra de mí, y por ende, de tu equipo.

Los fanáticos exhiben con especial orgullo su filiación con “su” equipo, y cuentan como suyos los éxitos del pasado y del presente. En las buenas y las malas. Pero también hay que observar que irle a un equipo como el Barcelona no requiere demasiado esfuerzo: es el mejor equipo de la actualidad. Tampoco requiere demasiado esfuerzo enorgullecerse de las nueve copas de champions del Real Madrid. No veo ningún mérito especial en irle a un equipo que gana en muchas ocasiones. De haber algún mérito en irle a un equipo, consideraría que irle a un equipo pequeño tiene mucho más mérito, porque siempre serán más las derrotas que las victorias, y por lo escaso de éstas últimas, mucho más disfrutadas.

General

Retiro anticipado extremo (cómo jubilarse joven)

¿Es posible jubilarse tras sólo cinco años de trabajar? Jacob Lund dice que sí. No se trata de un estúpido esquema para hacerse rico de la noche a la mañana, de esos que venden una fórmula mágica para ser feliz. Se trata de de ahorrar y de vivir una vida sencilla. La clave es ahorrar al menos un 75% del total de tus ingresos. Lund se retiró del trabajo obligatorio a los 35 años.

Early Retirement Extreme (Retiro anticipado extremo) es un libro escrito por Jacob Lund Finsker. Se trata de una guía filosófica y práctica para alcanzar la libertad financiera. En él no sólo da consejos económicos (Lund es físico y entiende bien de matemáticas financieras), también habla sobre la filosofía que lo llevó a retirarse del trabajo obligatorio y ahora trabajar no por necesidad económica, sino por interés intelectual.

Según Lund, en algún momento de la historia del capitalismo se llegó al extremo de creer que más es mejor. Más cosas, casas más grandes para meter más cosas, autos más grandes para meterlos en esas casas. Eso implica trabajar más. Comprar un auto grande puede implicar que te retires hasta 5 años después. Tener una casa más grande implica gastar más, trabajar más. Llegar a la casa tan agotado que lo único que puedas hacer sea ver la tele.

La obsolescencia programada y la sociedad de consumo nos hacen cambiar de celular cada año. Comer comida chatarra e ir al cine a ver las novedades. Todo eso tiene un costo. Un costo monetario y un costo ecológico al aumentar los desechos de manera industrial.

No se trata de ser tacaño, se trata de ser diferente, de salirse de la cueva, de ver las cosas desde otra perspectiva. De disfrutar hacer cosas que sean de beneficio colectivo, de dejar de pensar que debemos tener lo último y endeudarnos para alcanzarlo.

Lund aconseja conseguir un trabajo a donde puedas ir caminando, tirar tu celular, dejar la tele, no comprar casa, no comer en restaurantes. Si trabajas cerca de tu casa ir caminando supone un ejercicio que realizas de gratis, sin pagar caras membresías de gimnasios.

Es posible jubilarse joven. Pero ello implica cuestionar el modo en que funciona el mundo, buscar dentro de tí mismo otra motivación que no sea el dinero y acumular cosas,  lograr salirte de la cueva para ver la luz.

Literatura

El problema de los escritores

Hay un problema con los escritores. Si lo que ha escrito un escritor se publica y se vende mucho, muchos ejemplares, el escritor piensa que es bueno. Si lo que ha escrito un escritor se publica y vende un número aceptable de ejemplares, el escritor piensa que es bueno. Si lo que ha escrito se publica y vende poco, piensa que es bueno. Si lo que ha escrito nunca se publica y nunca tiene dinero suficiente para publicárselo él mismo, entonces piensa que es, más que bueno, genial.

—Charles Bukowski, en Mujeres

Literatura

Juego de palabras

Un amigo me lanzó por Facebook el reto de hacer un texto en el que las palabras tuvieran el número de letras según la posición que ocupaban en el texto. Es decir, la primera palabra tendría una letra, la segunda dos, y así hasta llegar a 20. El amigo había encontrado un texto en inglés que cumplía con esa característica y me retó a hacer algo similar en español. Logré hacer un texto de 21 palabras que cumple con la regla.

Aquí el texto:

A un tío tres veces dejado insomne síntomas terribles acaecieron: narcolepsia, somnolencias intermitentes, hiperactividad. Previsiblemente fotosensibilidad, inmunodeficiencia, despersonalización. Electrocardiografía sintomatológicamente contrarrevolucionaria.

En el camino me ayudé con internet, y ya casi al final, encontré una herramienta para buscar palabras largas.

El texto en inglés era:

I don’t know where family doctors acquired illegibly perplexing handwriting; nevertheless, extraordinary pharmaceutical intellectuality counterbalancing indecipherability, transcendentalizes intercommunications incomprehensiblenes.