Humor Mundial Brasil 2014

Piden narradores con cultura general sólida

Algunos aficionados al fútbol molestos por la mala calidad de los narradores, han exigido a las empresas televisoras locales que contraten narradores que tengan una “sólida cultura general”.

“Queremos narradores que hayan leído a los escritores clásicos, que hayan escuchado todas las sinfonías de Mozart y compañía, y que hablen sobre Asturias; pero que no sean curadores de arte”, afirmó uno de los ofendidos.

Los aficionados hicieron llegar a los canales de televisión locales una “lista mínima” con los conocimientos que debieran tener los narradores para ser aceptados. Los personeros televisivos recibieron la lista y prometieron que iban a “tenerla en consideración”.

Humor Mundial Brasil 2014

Tuiteros no futboleros se quejan a los derechos humanos

Un grupo de tuiteros locales ha iniciado una querella en la oficina de derechos humanos en contra de los tuiteros que tuitean sobre el Mundial de Brasil 2014. “Nosotros tenemos derecho a leer tuits sobre arte, literatura y política, no esos tuits gritagoles”, afirmó @elpensador2014, al tiempo que tuiteaba en su iPhone lo que acababa de decir.

“Creemos que el gobierno debería hacer algo. No sé qué, pero algo”, expresó una tuitera que prefirió quedar en el anonimato porque sus tuits están protegidos.

Los tuiteros ofendidos hicieron llegar su querella a la cuenta de tuiter del procurador de los derechos humanos, por medio de varios DM’s que firmaron con sus respectivas arrobas y nombres de usuario.

“No estamos en contra de que tuiteen sobre el Mundial, pero que no tuiteen en nuestro timeline”, afirmaron en uno de esos DMs.

No fue posible contactar con el procudador de los derechos humanos, porque según su secretaria, estaba en una reunión muy importante, a la que había salido desde el mediodía, curiosamente a la hora en que comenzaba uno de los partidos importantes del Mundial.

Humor Mundial Brasil 2014

Narrador de fútbol falla un penal

Un narrador de fútbol local se ha equivocado en la narración y ha dado por fallado el penal que anotó Neymar en el partido inaugural del Mundial Brasil 2014.

El equívoco sucedió, según admitió a sus allegados, porque en realidad él quería que el penal fuera fallado para que su apuesta le rindiera buenas ganancias. En días anteriores el narrador habría apostado una fuerte suma de dinero a que ganaba Croacia.

Fuentes cercanas al narrador indicaron que en los días anteriores lo habían visto junto a un conocido ex jugador acusado de amaño de partidos. “A lo mejor en algo anda metido” afirmó la fuente, “aunque tal vez no, pero quién sabe” agregó al reportero de El Chepito.

Humor Mundial Brasil 2014

Marcelo afirma que metió el gol “sin querer queriendo”

En su cuenta de la red social Badoo, el defensa brasileño Marcelo dijo que el autogol que anotó en el partido inaugural del Mundial Brasil 2014 fue “sin querer queriendo”. “Lo bueno fue que ganamos”, afirmó después en otro comentario.

Neymar respondió a esa publicación de Marcelo y le preguntó si lo que decía era de verdad. “Sí, fíjate fíjate fíjate”, respondió Marcelo ante la inquietud de su amigo y compañero de selección.

Después del partido, Marcelo fue abordado por medios de comunicación, y ante las preguntas de los periodistas sobre su descuido, simplemente afirmó: “es que no me tienen paciencia”.

Humor Mundial Brasil 2014

Tuiter lanzará aplicación para tuitear con la mente

La popular red social Tuiter anunció hoy por medio de su perfil oficial de tuiter que en breve lanzará un aplicación para tuitear con la mente, ya que los tuiteros no se quieren perder goles por estar tuiteando.

Para acceder a la aplicación, que será gratuita, se deberá tener un celular con android o un iPhone, ya que los frijolitos no pueden acceder a internet, según explicó a este medio un personero de Tuiter.

“Lo hacemos con la intención de mejorar la experiencia del usuario de cara al Mundial de Brasil 2014″, explica el mismo personero que citamos en el párrafo anterior, pero que prefirió quedar en el anonimato.

General

De cómo escribo mis tuits

Un amigo se pregunta cuánto tiempo pienso mis tuits porque mira que tuiteo poco. La versión corta es que los programo desde un blog. Me siento una tarde y redacto 15, 30 o 60 tuits y los programo a futuro. A veces programo 3 o 5 por día, a veces uno. Luego de publicados en el blog, por medio de un sistema de rss se envían a Twitter. Así que es posible que el tuit que se lee hoy haya sido escrito hasta 3 meses antes. Aunque a veces entro al Twitter y tuiteo “en vivo”, procuro que no sea muy seguido. Antes de tener ese blog tuitero, programaba tuits con una aplicación parecida a Hootsuite.

¿Por qué hago esto? Y aquí viene la versión larga. Yo comencé en internet en el 2002, lo que me hace ser prácticamente un dinosaurio. Comencé mi blog en el 2004. Era fascinante tener un medio propio y escribir para gente de muchos países. Lo sigue siendo. Luego por ahí por 2006-2007 Facebook entró como una tromba, seguido de Twitter. Desde que comenzaron a ser populares pensé que era una tontería trabajar para que ellos fueran más grandes. Porque eso es lo que hacemos, generar contenido gratis para Facebook y Twitter, para que ellos lo vendan al mejor postor y ganen millones. Eso está bien si lo que uno publica es totalmente desechable, como los tuits o estados de facebook que indican que hoy es lunes, o que estamos aburridos, o que estamos viendo a Messi. Yo intento redactar en cada post o tuit algo útil, curioso o divertido. De hecho, a veces me pagan por escribir posts en mis blogs (tuits no, desgraciadamente). Claro, lo que escribo es útil, curioso o divertido en función de mis gustos y preferencias particulares. A veces releo mis tuits y algunos me siguen pareciendo divertidos. Me divierto también cuando se me ocurren y los escribo.

Con esa idea, me hice el blog desde donde tuiteo, Josejoaking.com, como mi usuario de Twitter. Todos los días entra gente a ese blog y lee mis tuits sin entrar a mi perfil de Twitter. Muchos los copian para su perfil de Twitter y los hacen pasar como suyos. A veces también comparten el blog por Facebook. Así que lo que escribo no depende de Twitter para ser leído y eso es precisamente lo que me gusta. Eso sí, fracasé en el intento de generar dinero. Sólo gano unos 30-40 dólares por año con la publicidad en ese blog tuitero, a veces menos.

Luego, tanto Twitter como Facebook son adictivos. Es adictivo que celebren tus ocurrencias, que te den likes o favs. Mi manera de no caer en la adicción es no tuitear mucho. De Facebook me salí hace casi un año. Es posible que vuelva al Facebook, porque la vida da vueltas y de repente lo necesite. Eso sí, nunca esperen en mis perfiles de redes sociales ver fotos con mis amigos o mi familia, ni que cuente cómo me siento, ni qué como, ni qué veo en la tele, ni cuándo estoy triste o alegre. Es raro que suceda. Todo eso lo guardo para algo antes conocido como vida privada.

General

Sobre la #EncuestaContrapoder

Quise comentar en la web de la Revista Contrapoder, acerca de la encuesta que recién publicaron. El sistema no me dejó hacerlo ni me dio ningún mensaje de que mi comentario entrara a moderación. Ignoro al momento de esta publicación si fue aceptado.

Así decía el comentario:

Siendo esta una encuesta promovida por una gremial de publicistas, no busca estudiar realmente el nivel o la calidad de vida de los ciudadanos, ni establecer sus niveles socioeconómicos. Lo que busca es hallar oportunidades de negocio basándose en la medición de los hábitos consumistas de los entrevistados. Los resultados por lo tanto sólo son útiles o interesantes para los dueños y trabajadores de agencias de publicidad. Aún así, parece que hay una sobre simplificación del método. Resulta curioso el peso en puntos que tiene una secadora de ropa. Luego también parece exagerada la puntuación que se le da a la visa americana, un indicador útil si el que ve la encuesta es un operador de turismo internacional, pero probablemente poco relevante para una cadena de supermercados.

Considerando todo esto, ha sido un error darle tanto espacio a dicha encuesta en una revista de interés general. La encuesta mide el nivel de consumo y por lo tanto no sirve para ubicar a nadie en ninguna parte, ya que no se tiene ninguna consideración sociológica al respecto. Todas estas incongruencias han sido notadas por los ciudadanos tuiteros y han procedido a hacer parodia de dicha encuesta. Hace mal su director al pensar que dichas parodias provienen de la decepción de no estar en los niveles más altos de la pirámide. Simplemente es un ejercicio lúdico-crítico sobre una encuesta sacada de contexto y fuera de lugar.

Enlaces:

General

Los españoles deberían dejar de quejarse del paro

Comentario mío en un post de blog español.

Vivo en Guatemala, un país pobre. Trabajo por cuenta propia, no como una estrategia de supervivencia, sino porque me interesa la libertad, entendida no como la opción de escoger entre dos productos, sino como la libertad de disponer de tiempo para leer, escribir y eventualmente tocar música, mis actividades favoritas.

Trabajo por internet escribiendo para empresas españolas y sigo desde lejos a varios blogs y sitios web españoles, así como a varios tuiteros. Viviendo en un país como el mío, me quedo sorprendido de la manera en que se quejan los españoles. Parece el fin del mundo. El año pasado veía como TVE contaba todos los días las estadísticas del paro, en un ejercicio surreal un tanto sádico e innecesario

Se puede vivir con poco dinero, en cualquier parte del mundo. Yo mismo viví un mes en Barcelona, hace 7 años, gastando unos 800 euros en total. Y no, no viví mal. Se trata de salirse un poco de la sociedad de consumo en la cual para ser feliz tienes que comprar o pagar.

En una sociedad capitalista hay que hacer un trabajo que genere el dinero para satisfacer tus necesidades básicas. Esto se logra barriendo calles o vendiendo apps en la tienda de Apple. No siempre tu talento es suficiente para conseguir un empleo o generar una actividad económica que sea de tu total agrado. Esto es muy difícil de aceptar para el universitario al que le vendieron que haciendo bien las cosas tendría un puesto en una gran multinacional.

Es así como se ven a desempleados universitarios españoles lamentándose de su paro por facebook o twitter. Supongo que lograrían un poco más diseñando y ejecutando alguna estrategia de supervivencia en la tan denostada economía informal. Sí, acá en los países pobres vendemos de todo para sobrevivir. Hay grandes almacenes vendiendo ropa y artículos usados. Los clasificados de internet en cualquier país generan una economía informal importante, sea esta España o Guatemala. En cualquier lugar se puede vender de todo.

Supongo que en los países de primer mundo en crisis los ciudadanos deben valerse del autoempleo, la economía informal y el trabajo eventual para vivir. Estar todo el tiempo lamentándose no lleva a ninguna parte. Pensar que porque tienes un título universitario la sociedad te debe un trabajo digno (como si fuese indigno barrer calles o lavar platos) es equivocado.

Y es aquí donde sociedades como la española podrían aprender de nosotros, los pobres ignorantes del tercer mundo. No nos quejamos tanto ni contamos el paro, salimos a la calle a ver qué podemos hacer para sobrevivir. Vendemos gomas de mascar en los buses, comida en las esquinas, ropa usada. Si nos miran en una hamaca, no es porque seamos holgazanes, es probablemente porque nos levantamos a las 3AM a trabajar. Debe ser por eso, porque salimos a ver cómo nos las arreglamos, que no tenemos tiempo para quejarnos del paro por Twitter.

General

Cómo ser cool en el Tuiter

Una de las nuevas formas de parecer exitoso sin serlo realmente es ser popular en el Tuiter. Sólo se trata de decir algo más o menos cool, conseguir un montón de seguidores del tipo sígueme y te sigo, y listo, somos populares. ¿Para qué? Pues no se sabe bien para qué, de lo que se trata es de ser cool y que den retuit y te digan todo lo genial que sos. No importa cuán lúser seás en la vida real, el tuiter tiene esa particularidad:  satisface egos maltratados.

He aquí algunas ideas.

  1. Odiar a todo el mundo. La cuentas en las que los dueños dicen que odian a toda la humanidad suelen ser populares. Generalmente se complementa con insinuar que toman ansiolíticos o drogas, con eventuales recuerdos nostálgicos de amores pasados.
  2. Hablar del Barsa y de Messi. Hay que hablar de Messi con palabras poéticas y decir que qué dichosos somos de verlo por la tele, que le contaremos a nuestros nietos y cosas así. Mientras el Barsa siga ganando, todo irá bien. También se incluye burlarse del Real Madrid y de Cristiano.
  3. Decir que te gusta Breaking Bad. Esto va con el primer punto. No importa si te gusta mucho esa serie o no, ni siquiera si realmente la ves. Se trata de decir en tu perfil que mirás la serie y que no podés dejar de verla. Puede ser sustituida por cualquier serie en la que el protagonista sea malo, pero muy malo.
  4. Decir que los políticos son una mierda. Todo mundo estará de acuerdo, aunque la clave es decirlo en clave de humor y al respecto de algún escándalo estatal.
  5. Tuits que alaben a la mujer. Es cool decir cosas como que es más valiente el hombre que se queda sólo con una mujer (aunque generalmente sea porque nadie más le hizo caso). Suele vender bien presumir de caballero de vez en cuando.
  6. Presumir de patán. Decir unas cuantas malas palabras por ahí, sacando al macho que todos tenemos adentro. Siempre en tono de broma y dejando una puerta de salida, porque los misóginos no están de moda.
  7. Presumir de puta. Esto debe hacerse con especial cuidado, dejando siempre una puerta de salida. Esto es mejor para las cuentas alternas.
  8. Presumir de solitaria. Decir que todos los hombres son iguales, pero con diferentes palabras. Sacar fotografías de colecciones de gatos, decir en viernes que preferís tu cama y tus gatos, ponerse nostálgica en las tardes de lluvia, citar por ahí algún poeta o músico underground, etc. Siempre saldrá alguien a consolarte y hacerte sentir cool.
  9. Posición política. Si sos de derecha, decí que te encanta la libertad, aunque seás esclavo atrapado en un horario en una multinacional. Si sos de izquierda, solidarizate con los pobres, aunque en tu casa maltratés a la del servicio doméstico.
  10. Quejarte de la estupidez en el tuiter. Hay que decir cada cierto tiempo que la estupidez te tiene harto. Te tienen harto los poetuiteros, los que hablan de fútbol, los que se quejan, los que celebran el viernes y sufren el lunes, etc. Siempre queda bien.
  11. Publicar fotos curiosas. Una foto cualquiera, con frases arriba y abajo caen muy bien. No importa que la foto no la hayás tomado vos, ni que lo que va escrito lo hayás escrito vos. Importa parecer cool.
  12. Repudiar en público a Coelho. Queda bien quejarse de que Paulo Coelho sea el más vendedor de libros, en comparación de otros autores, aunque no los hayás leído. La gente dirá que sos culto, que qué bien el muchacho.
  13. A la mierda. Cada cierto tiempo hay que decir que este país se va a la mierda. No que las cosas no están bien, se va a la mierda. Lo principal es la palabra mierda. No importa el país, todo mundo se queja de su país.
  14. Escribir palíndromos. Si se te da lo de escribir palíndromos, dale. Si no, buscá algunos de los que no sean tan populares y por ahí escribilos en tu cuenta. Es cool publicar palíndromos.
  15. iPhone. Ocasionalmente, como quien no quiere la cosa, mencionar una app o hacer una captura de pantalla para que se vea que tenés iPhone. Eso sí, sólo sirve si es el último. En caso de no tener iPhone, queda bien burlarse de los que lo tienen.
  16. Tuitear en otro idioma. Tuitear en inglés es lo común, pero si sabés otro idioma hay que demostrarlo en el tuiter. Enlazar artículos en inglés, francés, portugués, alemán. Nadie los lee, pero queda bien.
  17. Tuitear tu cumpleaños. Tuitear un número, tu edad, como queriendo parecer enigmático. Y a empezar a recibir felicitaciones, que retuitearás para que todo tu TL se entere de que es tu cumpleaños y te digan todo lo genial y lo cool que sos.
  18. Retar a un tuitstar o personaje conocido. Hay que estar atento a los famosos del tuiter, y responderles, retuitearles irónicamente, o decir abiertamente que son insoportables. Una vez que ya seás tuitstar, serán tus amigos.
  19. Vete a otro país. Es cuestión de invertir, pero vale la pena. Lo mejor, tuitea desde otro país, decí que extrañás el tuyo, a tu gente, aunque no sea cierto. Luego es bueno  hacer poetuits cada cierto tiempo con las ciudades que visitaste.
Literatura

Radical Frugality [10]

Radical Frugaliti: Living in America on USD8,000 a year, es un ebook que compré en Amazon. Trata sobre 4 casos particulares de personas que salieron de deudas hasta alcanzar la estabilidad económica. En esencia se trata de quedarse sólo con lo elemental y eliminar todos los gastos superfluos. Para ello el autor aconseja salirse de la “estafa del crédito al consumo” (consumer credit con, en inglés). El crédito al consumo es todo aquello relacionado con tarjetas de crédito, cajeros automáticos, refinanciamiento, pago a cuotas, puntos, etc. El crédito al consumo nos ha hecho creer que podemos gastar hasta que se nos termine el crédito y la trampa del pago mínimo puede hacer que nos endeudemos de por vida, pagando intereses altísimos.

Entre las acciones concretas que recomienda el libro, están cambiar de casa a una más económica, cambiar de auto o prescindir de él, comer en casa, evitar ir a centros comerciales, buscar entretenimiento que no signifique gasto. El autor, Nic Adams, afirma que salir a comer a restaurantes, no es más que entretenimiento y que debe tratarse como tal, pagando siempre en efectivo. También aconseja abrir una cuenta de banco en donde depositemos sólo lo presupuestado, así tendremos más control sobre lo que gastamos en el mes.

Ahorrar por ahorrar, no tiene sentido, dice el libro. Se trata de ahorra y llevar una vida sencilla para darle prioridad a lo que nos gusta, a lo que queremos hacer con nuestras vidas aparte de trabajar. Paul, uno de los casos de estudio, es un joven escritor y músico, que estaba endeudado y trabajaba a jornada completa, lo que le impedía hacer lo que más deseaba: escribir. Hizo un alto, decidió cambiar y vivir con poco dinero, pero con el fin de lograr hacer de su vida como escritor una profesión. David y Winona, una pareja en sus cuarentas, decidieron salir de deudas y renunciar a sus empleos corporativos, con la intención de viajar. Aceptaron un empleo administrando un resort en una isla pequeña. No ganan mucho, pero el trabajo les da tiempo para pasarla bien.

El consejo del autor de no ir a comerciales se basa en que estos están hecho por gente que ha estudiado el comportamiento humano, y saben cómo obtener ganancia de ello. Ellos saben mejor que nosotros cómo funciona el juego. Por eso también aconseja librarse de la TV, que es más un instrumento de márketing que de entretenimiento, mostrándonos todo el tiempo productos que debemos comprar.

Lo que me gustó del libro fueron los casos de estudio, presentados de una manera real, con cifras de presupuestos y un fin a conseguir. Hay muchos libros de este tipo en los cuales el peso del factor autoayuda es demasiado para mi gusto y este libro en particular no abusa de él. Cuando se abusa de términos como “alcanzar sus sueños”, “mentalizarse”, “ser positivo”, sin ofrecer ideas concretas, el libro falla.

Me gustó la idea de la estafa del crédito al consumo, que países como Guatemala se traslada a todo eso que tiene que ver con límites de crédito, visa cuotas, cuotas chiquitas, pago mínimo, extrafinanciamiento, créditos preautorizados. Es una manera muy radical de crítica, pero tiene su cuota de certeza. Es un libro barato (3 dólares) con valiosa información y buenas ideas.